Tipos de vigilabebés en el mercado - vigilabebes.es

Tipos de vigilabebés en el mercado

Cada vez más, la tecnología está presente a la hora de hacer la lista de cosas que necesitamos para la llegada de un bebé a la familia. Uno de los productos imprescindibles hoy en día es un vigilabebés o intercomunicador, dispositivo que sirve para mantener la comunicación con los más pequeños de la casa cuando no los tenemos cerca.

Sobre todo este producto es adquirido por padres primerizos, ya que la inseguridad de la llegada del bebé a casa se ve disminuida con la ayuda de un vigilabebés. Poder escuchar y observar a nuestro hijo  cuando está durmiendo mientras nosotros estamos relajados en el salón aporta una sensación de confort y seguridad inigualable. También podemos controlar en la distancia si llora, si ha perdido el chupete, si se ha destapado etc. 

Los vigilabebés suelen ser productos compuestos por un elemento emisor y otro receptor. El emisor, que se sitúa cerca del bebé o en la estancia que queremos vigilar, se encarga de transmitir las imágenes o sonidos y enviarlas de forma inalámbrica prácticamente en la mayoría de los casos al receptor, que es el aparato que suelen tener los padres o familiares cerca.

Aunque el objetivo final de los vigilabebés es prácticamente común, hay diferencias sustanciales entre ellos. Por eso, a continuación realizamos una breve explicación sobre los diferentes tipos de clasificación de los vigilabebés. Una vez conozcamos las diferentes modalidades de vigilabebés que podemos tener a nuestro alcance, seguro que es mucho más fácil decidirnos por aquel que va a satisfacer nuestras necesidades.

       Analógicos o digitales

Los vigilabebés analógicos suelen ser los más económicos y básicos. Son sencillos de usar pero tienen la incomodidad de las interferencias y ruidos. 

Los vigilababés digitales (de tipo DECT, como los teléfonos inalámbricos de casa) no tienen problemas de interferencias y ruidos molestos.

        Sonido o video

Los intercomunicadores (sólo sonido) suelen ser opciones más sencillas y con menos prestaciones. Básicamente se encargan de transmitir sonido desde el emisor al receptor. Algunos se activan por ruido y otros transmiten el sonido permanentemente. Puede ser que nuestra única necesidad sea esta, y por tanto no necesitamos más prestaciones. O puede ser que busquemos este tipo de producto solamente para el periodo de vacaciones o para usarlo de manera puntual porque la mayoría del tiempo estaremos cerca del bebé. Es interesante disponer de un modelo con el que sea posible tanto escuchar como poder transmitir nuestra voz, es decir, que ofrezca la comunicación bidireccional. Esta función nos permite calmar al bebé y que se sienta acompañado.

Los vigilabebés (vídeo y sonido) son los más solicitados actualmente, y en los que las grandes marcas están apostando fuerte. Añaden la emisión de imágenes en movimiento, y por lo tanto, el receptor debe contar con una pantalla. También existen modelos que envían la señal directamente al televisor, que pueden ser consultados desde un ordenador con acceso a Internet o que disponen de visión por infrarrojos para observar al bebé en la oscuridad. Estos productos se venden mucho más que los de sonido. Los vigilabebés cuentan con más prestaciones y por tanto su precio se ve encarecido. Pero… ¿podemos cuantificar la seguridad de nuestro hijo y la tranquilidad de unos padres? 

Otros extras comunes a los vigilabebés, ya sean de vídeo o sonido, son por ejemplo la posibilidad de emitir con ellos música, ofrecer luz de compañía o incluso de proyectar imágenes. Y algunos incluso son capaces de medir la temperatura de la habitación, disponen de alarmas, se pueden ampliar el número de cámaras, etc.